El hecho de sentir que nada me llena completamente, ¿puede ser signo de vocación, de un llamado?