Padre Fernando Pascual L.C.

TipoTítuloVisitassort iconAutor
ArtículoLos templarios: más allá de la leyenda 377
ArtículoEl sacramento de la caridad 404
ArtículoLos mártires de Taiyuan 406
ArtículoLuces en una noche oscura 407
ArtículoDetrás de los números 413
ArtículoDetrás de un atentado 430
ArtículoEs bueno que tú existas 434
Artículo¿Desgracias incomprensibles? 442
ArtículoEscuchaterapia 455
ArtículoEl sacerdote, pastor y guía espiritual 456
ArtículoEn medio de nosotros... 463
ArtículoMisterios de lo profundo 464
ArtículoSufrimos y morimos un poco todos 475
Artículo¿Espectadores o protagonistas? 475
ArtículoEl Decálogo del buen conductor 478
ArtículoPablo Meléndez, padre de familia y mártir 481
ArtículoTierras difíciles 483
ArtículoRegalos 487
ArtículoResponsables de un mundo bueno 492
ArtículoEl mejor regalo para un enfermo: el sacerdote 495
ArtículoReprogramando la propia vida 495
ArtículoLos nuevos inquisidores 496
ArtículoSatisfacciones inmediatas 501
ArtículoSubidas, bajadas y un poco de cemento 501
ArtículoResponsables de un mundo bueno 504
ArtículoEl Camino vino a nuestro encuentro 506
Artículo¿Desgracias incomprensibles? 514
ArtículoLa voz de la fuerza 515
ArtículoMás allá de la tentación 517
Artículo¿liberación o esclavitud? 520
ArtículoDos raíces del laicismo 523
ArtículoSillas vacías en un día de fiesta 523
Artículo¿Productos de la concepción? 525
ArtículoDroga legal, droga mortal 527
ArtículoEtiquetas 527
ArtículoLa tristeza y el gozo 528
ArtículoMimados por Dios 528
ArtículoLos “últimos olvidados” 528
ArtículoCristianismo descafeinado 530
ArtículoLa noticia más importante 531
ArtículoLa perspectiva justa 534
Artículo“Software” de santidad cristiana 536
ArtículoEl parlamento de las religiones 538
Artículo“En espera del sacerdote” (7-11-2005) 539
Artículo¿Qué sentido tiene la evangelización? 545
ArtículoEmbriones condenados 548
ArtículoPluralismo religioso y fe cristiana 550
ArtículoInsinuaciones calumniosas 550
ArtículoEl cónclave y el cardenal “in pectore” 552
ArtículoDos historias 553
ArtículoEl fracaso de Frodo 555
ArtículoEl viento en una tarde de verano 556
Artículo¿Sólo leyes y barreras? 557
ArtículoEn busca del mundo perfecto 557
ArtículoSalir de las trincheras 560
ArtículoSan Rafael Guízar: en la hora de la prueba 562
Artículo¿Hacer “menos malo” lo malo? 563
ArtículoEn nuestras manos 564
ArtículoEscuchaterapia 566
ArtículoEl sí a Dios 570
ArtículoDesde las puertas del dolor 570
ArtículoViento favorable 571
ArtículoEl incendio 572
ArtículoCuando la víctima vence al verdugo 574
Artículo¿Existencias equivocadas? 574
ArtículoSe buscan santos 575
ArtículoPreguntas esenciales 576
Artículo“No estoy en la lista” 576
ArtículoPor una sana laicidad 576
ArtículoEl momento presente 578
ArtículoSe buscan santos 581
ArtículoEl drama de Boromir 582
ArtículoVerdaderamente sí hay verdades 582
ArtículoSombras 589
ArtículoEmbriones condenados 589
ArtículoEl viaje de regreso 595
ArtículoSalir de las trincheras 595
ArtículoClonación y aborto 601
ArtículoDisponible A 602
ArtículoRendiciones 602
ArtículoJóvenes... y sacerdotes 603
Artículo¿contrarreforma o reforma? 603
ArtículoSimplemente hombres 605
Artículo¿Quién controla los filtros? 605
Artículo“Sollicitudo rei socialis” cumple 20 años 608
ArtículoUna sencilla flor de campo 608
ArtículoCon la puerta siempre abierta 612
ArtículoSi Dios quiere... 612
ArtículoPero... que venga bien 612
ArtículoEl “misterio de la luna” 613
ArtículoPiensa bien y no te arrepentirás 613
ArtículoQue no nos roben el Concilio 613
ArtículoMomentos de silencio 614
ArtículoGente importante 617
ArtículoLeyes y “leyes” 618
ArtículoPrensa: ¿menos objetiva y más honesta? 618
ArtículoSan Isidro Labrador, ¿santo ecologista? 619
ArtículoEstá mi futuro en algún libro? 621
ArtículoEl suicidio de los pueblos 621
ArtículoPeregrino de la Trinidad 621