¿Suceden realmente las posesiones diabólicas?¿Cómo distinguirlas de los casos patológicos?