Blogs

Más datos sobre la pedofilia en Estados Unidos

Blog del Padre Fortea - 11 hours 41 min ago













Hay hombres que llevan una carga sobre sus espaldas, la carga del pecado. Por eso he puesto esta imagen hoy. Un comentarista dio un dato que sí que resulta relevante respecto al post de ayer: cuál es el porcentaje de sacerdotes pedófilos en Pensilvania. Este dato sí que es importante. Ayer no disponía de ese dato, por eso no lo di.
Vamos a ver, en las distintas diócesis de ese Estado hay, actualmente 2509 presbíteros, la variación no pienso que sea significativa respecto a hace 70 años.
Para ofrecer el porcentaje hay que hacer unos cálculos más, necesariamente. Un presbítero, hasta hace un par de decenios, se solía ordenar a los 25 años y vamos a poner que sigue trabajando hasta los 75, para hacer un cálculo redondo.
Eso significa que un sacerdote normal trabaja uno 50 años. Vamos a llamar a ese tiempo “generación”. Para calcular cuántos sacerdotes hubo en activo durante 70 años, hay que contar una generación sacerdotal entera y superponer parcialmente dos más: una al comienzo y otra al final.Eso significa que durante un periodo concreto de 70 años hubo la presencia (íntegra o parcial) de 7.500 sacerdotes. Si hubo 300 sacerdotes acusados, eso significa que ha sido acusado 1 de cada 25 sacerdotes. Esa cifra coincide con el índice nacional, fue el 4% de los sacerdotes el que fue acusado de estos actos.
Al conocer este dato de Pensilvania y del resto del país, reconozco que me sorprendí. Era un índice muy alto. Pero recordemos que estamos hablando del punto más profundo del que (probablemente) fue el peor país en cuanto a este problema, en su peor momento
Sin duda, esto no fue casual. La concentración de tantos casos se tuvo que deber a que entraron como rector y formadores de algunos seminarios individuos que formaron (deformaron) a muchos de los que estudiaron allí. Pero eso no fue culpa del Concilio Vaticano II. Curiosamente, el 70% de los sacerdotes culpables fueron ordenados antes de 1970.
Siempre le estamos danto vueltas a relatos y más relatos de las víctimas en los documentales. Yo tengo vistos muchos. Sería más interesante una investigación para ver cuál fue el recorrido de este problema cuya concentración prueba que no fue espontánea. Un pederasta puede aparecer en cualquier lugar. Pero un número tan grande en un solo país, no.
En muchos posts he hablado de la peste de los formadores ultraprogresistas en los seminarios. Estos son los tristes frutos. Estoy convencido de que estos no eran sacerdotes que rezaban el rosario, que hacían una hora de oración mental ante el sagrario, que eran fieles al cumplimiento de las horas canónicas. Para hacer este tipo de cosas hay que haber abandonado la vida espiritual muchos años antes. Aunque admito que esto tampoco explica tantos casos.
¿Pero cuántos casos de pedofilia han tenido en la Sociedad de san Pío X? Casi ninguno. Cierto que sí que ha habido acusaciones contra un sacerdote, pero el índice es cercano a 0. (No sé en que quedó la investigación.) Esta es la demostración de que en cualquier lugar pueden surgir, pero nunca tantos.
En cualquier caso, cuando hablamos de pedofilia en la Iglesia de Estados Unidos estamos hablando de un problema de pesadilla que hubo en el pasado. Eso sí, no tengo la menor duda de que quedan varias bombas por estallar a nivel mundial.
Categories: Blogs

Pedofilia: el informe de Pennsylvania

Fe y Razón - 17 August, 2018 - 13:43
Año 14, número 692
Luis-Fernando Valdés
La Iglesia Católica acepta la veracidad del informe del Gran Jurado de Pennsylvania: más de mil víctimas de abusos sexuales y encubrimiento institucional de los abusadores. ¿Qué pensar de esto? ¿cómo reaccionar? 
El fiscal general de Pennsylvania dio a
conocer el informe sobre los abusos a
menores y encubrimientos. (Foto)
1. La investigación: hubo encubrimiento. El pasado 14 de agosto, el fiscal general del estado de Pennsylvania (EUA), Josh Shapiro publicó un informe de más de 1,300 páginas sobre los abusos sexuales cometidos en seis de las ocho diócesis de ese estado, cuya conclusión es que hubo abusos y encubrimientos sistemáticos durante 70 años.Se trata de una investigación llevada a cabo durante casi dos años por un Gran Jurado. El informe identificó a 301 sacerdotes predadores, con nombre y apellido, junto con más de mil menores que sufrieron abusos.El documento indica que los abusos van desde las molestias hasta las violaciones, “pero todos fueron menospreciados, en todas las partes del Estado, por los líderes de la Iglesia que prefirieron proteger a los abusadores y su institución principalmente”. (Vatican Insider, 14 ago. 2018)
2. “Gran vergüenza”. Ese mismo día, el Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EUA, el card. Daniel N. DiNardo publicó una declaración, en la que reconoce la veracidad del informe de Pennsylvania, agradece la valentía de quienes compartieron sus historias personales de abusos y admite que “estamos avergonzados y lamentamos los pecados y las omisiones de sacerdotes católicos y obispos católicos”.El texto indica que, a través de los organismos de control creados y progresivamente reforzados en 2002, 2011 y 2018, los obispos norteamericanos “continuarán ofreciendo caminos de sanación para quienes han sido abusados” y se comprometen “a trabajar con determinación para que tal abuso no pueda suceder”.Dos días después vino la respuesta del Vaticano. El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede Greg Burke, dijo que ante este informe “dos son las palabras que pueden expresar lo que se siente frente a estos horribles crímenes: vergüenza y dolor”.Añadió Burke que “las víctimas deben saber que el Papa está de su parte. Los que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para arrancar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”.
3. La Iglesia sí ha cambiado. Junto a las reprobables acciones que describe el documento, hay también un punto luminoso, pues el texto del Gran Jurado de Pennsylvania reconoce que las políticas internas de las diócesis sobre el tema de abusos “han cambiado mucho en los últimos 15 años”. El informe señala que “parece que la Iglesia está avisando con mayor rapidez a las autoridades civiles cuando hay una denuncia de abuso. Se han introducido procesos de revisión interna. Las víctimas ya no son tan invisibles”. Sin embargo, aún no desaparecen los abusos contra menores en la Iglesia.Estas afirmaciones, según Burke, “son coherentes con anteriores estudios que han demostrado que las reformas hechas por la Iglesia Católica en Estados Unidos han reducido drásticamente la incidencia de los abusos cometidos por el clero”.
Epílogo. Jesús dijo: “la verdad los hará libres” (Juan 8,32). La primera verdad es el dolor de las víctimas y de sus familias. Ante ese dolor, es obligatorio hacer justicia; ante ese sufrimiento es indispensable pedir perdón con sinceridad.Y como fiel católico, me llena de esperanza ver que la Iglesia reconoce los graves errores de encubrimiento de clérigos pederastas y pide perdón, pues una parte importante de la renovación eclesial advendrá con esta purificación.@FeyRazon   lfvaldes@gmail.comhttp://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Categories: Blogs

Mi "informe" sobre el informe sobre la pedofilia del gran jurado de Pensilvania

Blog del Padre Fortea - 17 August, 2018 - 07:40


Mi opinión sobre la pedofilia es exactamente la misma que la del Papa Francisco. Dado el respeto que tengo a la inteligencia de mis lectores, no considero necesario dedicar varios párrafos a repetir lo que he dicho sobre un asunto que ya he tratado en el pasado. Tengo el mayor respeto por las víctimas de esos delincuentes.
¿Es tan importante un gran jurado?
Este informe del gran jurado consiste en una veintena de ciudadanos escogidos al azar que se han dedicado a leer casos y han podido escuchar a las víctimas. El informe no revela nada nuevo, no ha descubierto nada que no supiéramos. La magnitud del problema se descubrió en la infinidad de juicios en que esos casos fueron analizados uno a uno.
Hechos frente a suposicionesEl informe en su introducción se permite varias veces lanzar dudas acerca de si las cosas realmente han cambiado en la Iglesia Católica. Varias veces afirma que no tiene claro esto. En un único momento parece reconocer algo positivo diciendo: We recognize that much has changed over the last fifteen years. “Mucho” no es justo, la actuación de la Iglesia entera sobre este tema ha cambiado radicalmente. Decir “mucho” no es justo.Y menos todavía cuando más adelante el informe se permite ponerlo en duda: It appears that the church is now advising law enforcement of abuse reports more promptly. “Parece”, vaya, muchas gracias. Al final de la introducción, claramente afirman que respecto a la actuación de la jerarquía de la Iglesia en la actualidad the full picture is not clear.
El informe es tendenciosoEl informe no tiene razón en sus conclusiones cuando hace afirmaciones contra la jerarquía de la Iglesia en la actualidad y menos todavía cuando el fiscal general del Estado de Pensilvania en su discurso de introducción, larguísimo, se presenta sin decirlo abiertamente como el que tiene que venir a solucionar la situación.Solo hay que ver que el informe trata casi todo el tiempo de casos anteriores al año 2002. Apenas hay casos después de ese año. El informe tiene dos partes: los casos y las conclusiones de la introducción. En su introducción no tiene razón al lanzar esas veladas y no tan veladas acusaciones sobre los obispos en la actualidad.
ContextualizandoEn cualquier caso, 300 sacerdotes acusados durante 70 años significa 4 culpables por año. Si tenemos en cuenta que de los 12 millones de habitantes de Pensilvania el 24% son católicos, eso significa que hay 4 millones de católicos. 4 casos por año durante 70 años, significa que ha aparecido cada año un nuevo cura pedófilo por cada millón de católicos. Y eso suponiendo que todos los casos de denuncia sean verdaderos. Por supuesto que un solo caso de pedofilia es algo que debe ser castigado por la Ley. Por supuesto que cada vez que un obispo no hizo lo que debía al manejar estas denuncias es, por lo menos, moralmente reprobable en grado terrible. Por lo menos eso.Pero si tenemos en cuenta los datos integrales, nos damos cuenta de que la información que se nos está dando resumida es bastante distinta si la contextualizamos.
La prevalenciaHe estado mirando diversos artículos acerca de cuál es la prevalencia del abuso sexual de menores en Estados Unidos. Podéis leer muchos artículos serios. Varios estudios varían entre el 15% y 25% de las mujeres, y del 5% al 15% de los varones.Sea de ello lo que fuere, lo cierto es que, en 2005, por ejemplo, se sustanciaron en los tribunales de Estados Unidos 83.600 casos. Esa es la cifra solo de los que se sustanciaron a nivel judicial. Para ahorraros citas y citas, podéis ver el artículo “Child sexual abuse” de la Wikipedia. Pero fácilmente podéis encontrar otros muchos artículos académicos.Vamos a ver, que se haya afirmado que el más grande escándalo de pedofilia de Estados Unidos (el descrito en el informe de este gran jurado) es ese, no lo dudamos. Porque si comparamos el ratio de la población en general respecto a abuso sexual de menores y lo comparamos con el ratio de prevalencia de casos de sacerdotes pedófilos, los resultados son tan claros que no merecen mucho comentario. Lo repito, en un país con esa estadística de abuso, lo cierto es que ha habido un nuevo sacerdote culpable por año y millón de católicos. Insisto me parece que ya está todo dicho y que no merece añadir más.
La carrera electoral del que ha organizado todoJosh Sapphiro, el fiscal general del Estado de Pensilvania, es elegido por los votantes para ese cargo. Tiene que presentarse a elecciones frente a otros contrincantes. Le venía muy bien aparecer, y aparecer mucho, en algún tipo de cruzada, y mejor lacrimógena, consolando a las víctimas. Sabía muy bien que si lo lograba, su reelección estaba asegurada. Y escogió precisamente este asunto porque no le podía provocar ningún susto. Yo no hubiera pensado mal de ese funcionario público sino fuera porque todo este asunto, desde el principio, desde el minuto cero, ha sido pensado, ideado y proyectado como un gran espectáculo mediático.Y muchos se lo hicieron ver cuando él quiso involucrar al Papa Francisco para que le escribiera apoyándole. También hubo juristas que le quisieron hacer ver que el mismo proceso estaba viciado en sus propósitos y en las propuestas que él extraía. Pero sobre ese punto no me voy a alargar, porque si no el post será inacabable. Me limitaré a mencionar que lo que ya colmó el vaso fue la puesta en escena final. Su discurso, el discurso que tenía que consagrarle como héroe, no es el discurso de un neutral servidor de la Ley, sino el de alguien que usa una cruzada para beneficio de su propia imagen.
ConclusiónTenemos delante de nosotros una “investigación” que no nos ha revelado nada nuevo. Hemos contemplado silenciosos un empleo de recursos humanos (el mismo fiscal general mismo lo reconoció) y un gasto de dinero de los contribuyentes para hacer un papel sin ninguna consecuencia jurídica, sin ninguna repercusión penal. Las futuras víctimas seguían igual de protegidas antes que después de ese papel. La misión de un fiscal general es perseguir a los culpables, no embarcarse en cruzadas para la televisión.
La Iglesia, en los años pasados, fue humillada (con razón) en cada juicio de pedofilia. Juicios de los que fueron puntualmente informados los ciudadanos paso a paso. Cada juicio dio para muchos noticiarios, para muchas declaraciones de las víctimas en infinidad de documentales. El clero fue humillado, pagó y cambió. Los condenados fueron sentenciados a prisión. No había NINGUNA razón para que un funcionario público, como un fiscal general, decidiera juntar todos los casos sin ningún propósito penal, solo para avergonzar y deshonrar.
¿Qué hacer?La opinión de la población mundial está tan en contra que muchos obispos y sacerdotes piensan que es mejor unirse a la condena general y abandonar cualquier deseo de matizar. Es como decir: Cualquier cosa que hagan o digan, estará bien. Digan lo que sea, me uno.
¿Lo critico? Sinceramente, creo que no queda otra alternativa. Los “otros” están buscando poner cara a algún enemigo, para lanzarse.
Ahora bien, tengamos en cuenta que este espectáculo de grandes jurados, de puestas en escena, de discursos de gobernadores, senadores y servidores de la Ley respecto a la Iglesia Católica puede repetirse Estado tras Estado. Y después todo se puede reunir en otra gran ceremonia para presentar un informe final a nivel nacional. Y, a cada paso, “nuestros amigos” van a pedir más medidas, más acciones concretas, más mecanismos de constricción particularmente diseñados para la Iglesia.
Y estos autos de fe pueden repetirse país tras país. Y, en su etapa penúltima, pedirán la cabeza de los que están en Roma en lo alto de las congregaciones. Pedirán que se presenten a declarar, exigieran los documentos de las congregaciones romanas, presentarán órdenes internacionales de busca y captura. Esta espiral puede que solo haya hecho que empezar.

Acabo como empecé el post: una cosa es nuestra condena de la pedofilia y otra muy distinta es el huracán que se puede estar formando.
Categories: Blogs

Qué carita

Blog del Padre Fortea - 16 August, 2018 - 10:39




















El contenido de este post lo he asumido, completado y vuelto a redactar en el post del día siguiente, el del 17 de agosto 2018.
Categories: Blogs

El informe de abusos de Pensilvania o cuando los cargos electos pagan de forma indirecta para salir en la televisión

Blog del Padre Fortea - 16 August, 2018 - 10:39


Hoy y ayer, entre las primeras noticias de la televisión en España, ha estado presente la rueda de prensa que ofreció un gran jurado de Pensilvania sobre la pedofilia en los sacerdotes.
Al ciudadano normal de España, la palabra “gran jurado” le suena a algo muy grande, muy importante, algo que es como el summum de algo. Pero la veintena de ciudadanos que lo componen y que tienen que llegar a una conclusión fuera de un juicio no son algo que ofrezcan más fiabilidad que un sencillo (pero profesional) juez de un condado. De hecho, esta institución ya ha sido retirada de todos los países donde estaba, salvo Estados Unidos y Liberia.
Y, en este caso concreto, esos ciudadanos de Pensilvania tenían que escuchar testimonios para llegar a alguna conclusión respecto a los casos de pedofilia durante 70 años entre los sacerdotes: entre los sacerdotes únicamente de la Iglesia Católica.
Me hubiera gustado conocer la respuesta a estas preguntas: ¿Ha habido un porcentaje mayor entre ellos que en el resto de la población? ¿Ha habido un porcentaje mayor entre ellos que entre otras confesiones religiosas? ¿Desde hace diez años, los obispos colaboran menos de lo que deben colaborar con la Justicia?
Los casos que se presentaron ante el gran jurado ya lo habían hecho en sus causas judiciales separadas para pedir una indemnización. ¿Qué sentido tenía, ¡otra vez más!, otra más, repetir todo a bombo y platillo?
La única razón que se podía alegar era que algunos casos habían prescrito. Pero hay que tener en cuenta que, en el estado de Pennsylvania, uno puede denunciar ante los tribunales que fue abusado de niño, hasta cumplir los 50 años. Dicho de otro modo, hoy día, este delito prácticamente no prescribe. Y, aun así, el fiscal general del Estado, Josh Shaffiro, cargo que es electivo (elecciones, imagen, votos) se ha prestado a ello. Se ha prestado a esta puesta en escena con todo el aparato de la oficialidad. Menos mal que decidió no perseguir este delito hasta el siglo XVIII. El exjuez Garzón hubiera querido perseguir este delito hasta los Borgia. Y, si le hubieran ofrecido una serie de televisión, hubiera perseguido este peligro entre eclesiásticos hasta la Edad de Piedra.
Una cosa es la condena de la pedofilia y otra muy distinta es que los periódicos y las televisiones no son precisamente muy neutrales al escoger qué noticias son las más importantes que han sucedido en el mundo. A este paso, las noticias tendrán, ya de forma establecida, estos apartados: Internacional, nacional, sociedad, noticias contra la Iglesia, deportes y el tiempo.
Y peor me parece que un cargo que se presenta a unas elecciones emplee el dinero de los contribuyentes en una investigación que no iba a descubrir nada penalmente relevante, salvo el deseo de Josh Sapphiro por aparecer en la televisión consolando víctimas. Las investigaciones históricas no son cometido del Departamento de Justicia.
Solo en la ciudad de Filadelfia hay casi 300 asesinatos al año. Más valía que el dinero de los contribuyentes hubiera sido dedicado el dinero a evitar más asesinatos que a hacer estudios históricos. Esa es una cuestión interesante: ¿cuánto le han costado al Estado los hoteles, transportes, comidas y dietas de esos ciudadanos, más las horas de funcionarios públicos, para un acto que, ya se sabía desde el principio, no iba a producir ninguna consecuencia judicial?
Si ese estudio lo hubiera hecho una universidad, no hubiera tenido nada que alegar. 
Categories: Blogs

Un amigo ayer me dio una tristeza

Blog del Padre Fortea - 15 August, 2018 - 10:11


Un joven amigo con el que he dado muchos paseos, me escribió enviándome un link a una noticia sobre unas supuestas declaraciones del Papa. Declaraciones que el mismo artículo después explicaba que el Papa Francisco, exactamente, no había dicho lo que habían puesto en el titular.
El caso es que mi amigo que tantos monasterios ha visitado, tan lleno de amor por la ortodoxia y por la oración, tan bueno, tan espiritual, me escribió:
Si esto es cierto lamento tener que romper con una Iglesia Católica totalmente vendida al Plan Kalergi del sionismo internacional de Soros...
Aquello me dejó muy triste. Unos verdugos nunca hubieran logrado hacerle renegar de la Iglesia. Hubiera dado feliz su sangre por morir como fiel hijo de la Iglesia. Y, sin embargo, lo que no hubieran logrado unos verdugos lo consiguieron unas cuantas páginas webs.
Yo había hablado con él varias veces en las últimas semanas, con toda la seriedad que me fue posible, advirtiéndole el riesgo que conllevaba para su alma leer esas webs. Pero al final…
Romper… con el Cuerpo Místico.
Escribió acerca de romper con una Iglesia Católica, como si hubiera otra que la existe. La única real ES Santa, Católica y Apostólica. Lo es ya ahora.Después me hablaba de un plan que no conozco para nada. Ha creído más a unos blogueros que a los legítimos pastores. Qué pena.
El primer muro que quería conquistar en el alma de mi amigo era su amor a la Iglesia. Conseguido esto, irá a por otro muro.
Si le pregunto a mi amigo, me dirá que ama a la Iglesia más que nunca. Pero es como si un marido se excusara alegando que sigue queriendo a su esposa como el primer día, pero que él no puede amar “aquello en lo que se ha convertido” su esposa.
No, ese es el error: solo existe una esposa. No existe la esposa y la esposa actual.
Que Dios ayude a todos los que están bajándose de la Barca de la Iglesia.
Categories: Blogs

El obispo como liturgo de su diócesis

Blog del Padre Fortea - 14 August, 2018 - 09:58




















Dije ayer que iba a decir alguna cosa sobre la palabra “liturgo”, porque me parece que no pocos la usan sin saber lo que significa.
“Liturgo” (en griego leitourgos) significa “ministro público, funcionario del Estado” en sentido general. En su sentido más original, significaba el funcionario que pagaba a sus expensas el ejercicio de su magistratura.
En la Carta a los Hebreos se usa esta palabra respecto a Cristo, diciendo de Él que es ministro (o servidor público) del tabernáculo que está en los cielos. Usamos estas dos palabras “ministro” y “servidor” porque es lo que está en la raíz de la palabra (laos + ergon) y porque en ese sentido se usa en una epístola de san Pablo y en la de los Hebreos; que yo pienso que también es de san Pablo.
Nadie duda que el obispo es el sumo sacerdote de su diócesis. Nadie duda de que él es el encargado de cuidar y preservar la nitidez de la liturgia. No pongo en duda de que el obispo manda. Pero es el uso de la palabra griega el que me genera ciertas dudas al ver cómo se usa.
Pues, dado que liturgo significa eso, todo sacerdote y todo diácono es un liturgo, es decir, un ministro encargado de la liturgia. El presbítero es liturgo en su comunidad.
Cuando se dice que el obispo es liturgo por excelencia de su diócesis, lo que se está diciendo es que es servidor eminente de la liturgia en su comunidad.
Si un obispo lo que quiere expresar es que él determina qué es lícito y qué no, en cuanto a la liturgia, en su rebaño, sería más adecuado usar términos que indiquen jurisdicción o autoridad: obispo (supervisor) o decir que es “sumo sacerdote” o pontífice u otros términos. Pero el concepto de liturgo justamente es el único término (tanto etimológicamente, como en su sentido más propio, como en el sentido en el que aparece en las cartas del Nuevo Testamento) le iguala al resto del clero, pues todos son servidores.
¿Sería correcto decir que el obispo es el diácono por excelencia en su diócesis? Pienso que no. Pues el concepto de “servir” se compadece mal con el concepto de “excelencia”. ¿Es más servidor el obispo que el presbítero? No. Todos deben servir. Cada uno en su función.
Por eso, escuchar, como he escuchado, que el obispo es el liturgo de la diócesis y que por eso hay que obedecerle, pienso que supone un uso inadecuado de la palabra.
Una concelebración es una reunión de liturgos para adorar a Dios. Uno de ellos puede mandar sobre los otros liturgos, porque es el obispo. Una concelebración es una reunión de sacerdotes, y entre ellos hay uno que es el sumo sacerdote. Pero afirmar que uno de ellos puede disponer y ordenar cosas porque es el liturgo supone olvidar que ese término es uno de los pocos conceptos que le igualan al resto del clero.
Cuando se dice que es el liturgo por excelencia, debo remitirme a al post que ya escribí acerca de cómo entender que el obispo es el pastor por excelencia de su diócesis. Artículo que puede encontrarse en mi libro Ex Scriptorio. Lo que vale para lo uno, vale para lo otro.
Categories: Blogs

Hoy es lunes y sigue haciendo calor en Madrid

Blog del Padre Fortea - 13 August, 2018 - 10:31


Muy bonita la cita que un comentarista, Arwen, ha puesto de san Cipriano de Cartago:
“Creer” es un acto eclesial. La fe de la Iglesia precede, engendra, conduce y alimenta nuestra fe. La Iglesia es la Madre de todos los creyentes.
Sí, en estos tiempos de tantas voces que claman, gritan y vociferan, hay que recordar que creer es un acto eclesial. El creer católico es personal y eclesial.
Después san Cipriano añade:
Nadie puede tener a Dios por Padre si no tiene a la Iglesia por Madre.
Esa frase me recuerda las civilizadas discusiones que tuve con un cura muy tradicional. En eso disiento con san Cipriano, se puede tener a Dios por Padre, aunque uno no tenga fe en la Iglesia. De hecho, hasta en este mundo, vemos a personas que viven con su padre, pero en casa no está la madre por muerte o abandono.
Después, Arwen, añadía esta preciosa frase de san Juan Bosco:
Quien está unido al Papa permanece unido a Jesucristo y quien rompe ese lazo, va a terminar naufragando en el mar borrascoso del error.
No queremos y amamos y respetamos al Papa porque nos caiga bien, porque comparta nuestras tendencias, o porque estemos de acuerdo con sus decisiones en lo contingente. Lo respetamos y lo queremos como a un padre por ser el Papa.

Post Data
Hoy he acabado la revisión de mi novela sobre las plagas de Egipto. Me gustaría empezar cada capítulo con algún poema egipcio antiguo que hablara de la grandeza del faraón o de Egipto. Hasta ahora no he encontrado ninguno. Si alguno sabe de algún poema, por favor, que me lo diga.
Quizá mañana hable del obispo como liturgo, porque me da la sensación de que muchos usan esa palabra y no significa lo que ellos creen que significa. Esto viene a raíz de una polémica en cierto lugar del mundo que me da vergüenza hasta mencionarla.
Categories: Blogs

Argentina: el dualismo y el aborto

Fe y Razón - 12 August, 2018 - 17:43
Año 14, número 691Luis-Fernando Valdés  
Cuando el Senado argentino votó en contra de la legalización del aborto, surgieron declaraciones que hablaban de “victoria” del nascituro o “derrota” de la mujer. Pero para atender debidamente tanto a quienes se encuentran en la situación de abortar o de haber abortado como a los niños por nacer, necesitamos superar esos esquemas dualistas.
La guerra de los pañuelos: verdes a favor del aborto,
azules a favor de la vida. (Fotos)
1. El debate. Finalmente, después de un intenso debate en las cámaras legislativas argentinas y de numerosas manifestaciones públicas, el Senado rechazó la propuesta de legalizar el aborto, el pasado 9 de agosto. Durante semanas, hubo una campaña a favor del aborto, simbolizada por un pañuelo verde, y también otra por la vida, la Marcha Federal Salvemos las dos Vidas, que tuvo un gran eco.
2. Afirmar a las dos personas. La mentalidad dualista afirma por separado la libertad y la vida. De hecho, hay un bloque que se autodenomina “pro choice”, que pone la decisión de la mujer por encima de la vida del nascituro. Y caen en el mismo dualismo quienes contraponen datos de salud pública (mujeres que mueren por abortar clandestinamente) a la vida del bebé.Se deben afirmar las dos partes que entran en conflicto: la madre y su bebé. Primero, hay que reconocer que muchas mujeres se ven empujadas a abortar, por la presión familiar, por las dificultades económicas, por motivos de salud, etc. Y luego con valentía hay que afirmar que facilitar el aborto no es la solución ni psicológica, ni económica, ni clínica que esas mujeres necesitan. Hace falta una legislación que realmente se haga cargo de la situación de esas personas y les facilité atención médica y psicológica, y les ayudé con la gestación y crianza de su bebé.
3. Una cuestión humana, no sólo religiosa. Otra manifestación del dualismo que está presente en las discusiones sobre el aborto es creer que la defensa del derecho a la vida está vinculada a creencias religiosas.Pero, como explica el jurista argentino, Juan B. Gonzalez Saborido, “nuestros argumentos pueden originarse en una sensibilidad religiosa y eso no tiene nada de malo, pero una vez en la esfera pública es su solidez la que los hace útiles para un debate que interpele a creyentes y no creyentes por igual”. (La Nación, 8 ago. 2018)Tutelar la vida por nacer es una cuestión humana fundamental y, por eso, incluso pensadores ateos han defendido la vida. Uno de ellos es el famoso politólogo italiano, Norberto Bobbio(1909-2004), ateo y de izquierda, quien ante el debate por la legalización del aborto en Italia defendió la vida (1981).Bobbio escribió: “He hablado de tres derechos. El primero, el del concebido, es el fundamental; los otros, el de la mujer y el de la sociedad, son derechos derivados. Por otro lado, y para mí este es el punto central, el derecho de la mujer y el de la sociedad, que suelen esgrimirse para justificar el aborto, pueden ser satisfechos sin necesidad de recurrir al aborto, evitando la concepción. Pero una vez hay concepción, el derecho del concebido sólo puede ser satisfecho dejándole nacer. Reenviar la solución al momento en el que la concepción ya se ha producido es huir del fondo del problema”. (Il Corriere della Sera, mayo de 1981, citado aquí)
Epílogo. La defensa de la vida por nacer debe ir de la mano de ayudar a las mujeres que se ven orilladas a abortar. Esa fue la gran enseñanza de la campaña en contra de la legalización del aborto llevada a cabo en Argentina. Entonces, aprendamos esa lección, que puede servir también en otros ámbitos de la vida pública, la de superar el dualismo y buscar soluciones para las dos partes.@FeyRazon   lfvaldes@gmail.comhttp://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Categories: Blogs

Sobre los falsos videntes a los que tanto les gusta usar el email

Blog del Padre Fortea - 12 August, 2018 - 16:31
 Esta es otra foto de la entrevista con el padre Daniel. Una comentarista comentaba que ya se me ve viejito. Es la verdad más grande que he oído en todo este año. Cierto, cierto, cierto. Lo llevo advirtiendo desde hace años.
En fin, hoy quería tocar el tema de los emails diarios que muchos recibimos con todos los mensajes posibles supuestamente provenientes del santoral católico es algo que nunca me ha enfadado, simplemente me hace mucha gracia.
Un día un sujeto afirma que se le ha aparecido san Eufrasio advirtiendo que el que los cardenales no lleven capa magna es una aberración. Y obtiene 500 seguidores.
Al día siguiente otro sujeto envía 10.000 emails asegurando que se ha aparecido san Telesforo advirtiendo que la única misa válida desde la Última Cena fue la misa en latín y solo si es según el misal de san Pío V. 7500 seguidores.
Y un mes después otro santo más estricto puede aparecerse asegurando que la única misa válida y agradable al cielo es la misa en latín y de espaldas al pueblo, porque si se dice de cara al pueblo ya es una misa protestante. Y que no llevar manípulo colgando del brazo, es el modo más seguro para reconocer a los illuminati. 20.000 seguidores.
Después, otro me pedirá que lea el relato de un exorcismo en el que el demonio se vio obligado a reconocer que todos los Papas desde Pío XII arden en lo más profundo del infierno por modernos. Y que aun Pío XII sigue en el purgatorio por haber abierto la mano en lo del ayuno eucarístico.
Para este tipo de radicales no es de extrañar que el papa Francisco les parezca que es el mismo demonio. Los santos con sus “avisos semanales” coinciden. Los demonios “obligados” nos advierten en los emails. Pero todo esto se arreglaría sacando los tanques, tanques teológicos, a la calle; poniendo un Pinochet eclesiástico al mando del timón; y ordenando un toque de queda eclesial.
Qué sencillo se ve la solución a todo cuando no se tiene ni repajolera idea.
Categories: Blogs

Otro post sobre la administración de la Eucaristía

Blog del Padre Fortea - 11 August, 2018 - 16:44
















(La foto es con el padre Daniel Pajuelo. Él sonríe. Yo tengo esa mirada... típicamente forteniana) Hay determinadas circunstancias en las que los laicos pueden administrar la comunión en la iglesia o reservar el Santísimo Sacramento o llevarlo a los enfermos, etc. Es lógico que la Iglesia legislara de esta manera. Primero, en la Iglesia primitiva era así, casi como ahora; incluso un poco más permisivos. Pero, claro, había más clero. Segundo, el respeto a la Eucaristía es algo santo, pero no sería lógico que por algo accidental (quién puede tocarla) se dejara lo sustancial (que es recibirla).
Me acuerdo un verano que sustituí a un sacerdote que se negaba rotundamente a tener ministros extraordinarios. Era una ciudad grande con una sola iglesia. La comunión duraba casi 15 minutos. A mí me dolía mucho el brazo. Recuerdo que yo apoyaba un poco el brazo en mi casulla entre fiel y fiel para descansar al menos un segundo o dos. Incluso el copón lo apoyaba sobre mi pecho. Probad a sostener una taza o un vaso durante 15 minutos en el aire en la misma posición.
Allí no hubiera pasado nada porque hubiera dos ministros laicos y se administrara la comunión en 5 minutos y no en 15 minutos. Además, si esa era la tercera misa del domingo, en pleno agosto, el sacerdote acababa exhausto.
Si uno tiene un ministro laico, da lo mismo que sea hombre o mujer.
Las excepciones que hace la Iglesia están muy pensadas, meditadas y consultadas. Y, no lo olvidemos, lo que determina la Iglesia en estos temas lo hace con la autoridad de Cristo. Sean más acertadas o no sus decisiones, lo que atares en la tierra
Por eso, si la Iglesia, hoy día, permite comulgar en la mano, como se hizo durante unos siete siglos, pues nadie puede decir que eso es inadmisible. A cualquiera se le permite investigar, razonar, buscar argumentos para proponer por qué un modo puede ser preferible a otro. Pero no es lícito afirmar que es una abominación lo que la Iglesia ha determinado.
Y los que piensan que la Virgen se ha aparecido en la Patagonia para ordenar que no se obedezca a los obispos, cualquier día se van a encontrar que otro vidente asegura que se ha aparecido san Eufrasio advirtiendo que el que los cardenales no lleven capa magna es una aberración.

Categories: Blogs

Ellos nos pueden salvar

Blog de Jaime Septién - 10 August, 2018 - 15:09
Se les critica mucho.  Que si están pegados al celular.  Que si ya no tienen conciencia del valor de las cosas.  Que si lo único que saben hacer es “pasársela bien”, etcétera.  Son los nacidos entre 1984 y 2000.  Los… Continuar leyendo →
Categories: Blogs

Nueva “rutina” mundial

Blog de Jaime Septién - 10 August, 2018 - 15:08
La organización Press Emblem Campaign (PEC), acaba de dar un informe a todas luces preocupante: el aumento de 32 por ciento en el número de periodistas asesinados en el mundo durante la primera mitad de 2018. Con sede en Ginebra,… Continuar leyendo →
Categories: Blogs

¿Los laicos pueden tocar la Eucaristía?

Blog del Padre Fortea - 10 August, 2018 - 11:08

Me comentaba una lectora de este blog que había una parroquia en la que el sacerdote daba la forma consagrada al esposo, para que este se la pusiera en la boca de la esposa. Y después le entregaba una forma a la esposa para que se la diera al esposo. Me preguntaba qué me parecía.
Sin duda ese sacerdote lo hace con buena voluntad. No tengo ninguna razón para pensar que él no sepa que lo que está haciendo no está bien. Pero la realidad es que está haciendo un acto que no está bien. Lo que hace no está permitido y, por tanto, es una acción ilícita.
Para que el acto de manejar, administrar, trasladar la Eucaristía sea lícito, debe hacerse de acuerdo a los cánones y normas de la Santa Madre Iglesia. Esta, con la autoridad recibida de Cristo, ha permitido que los laicos en determinadas circunstancias puedan administrar la Eucaristía o poner y quitar el viril de la custodia. No voy ahora a exponer todas esas normas, alargaría mucho el post.
Pero, en los demás casos, sigue vigente la regla de que únicamente los santificados con el sacramento del orden (en cualquiera de sus tres órdenes) pueden tocar este Gran Misterio.
Lo repito, las excepciones que hacen las normas de la Iglesia no invalidan la regla general. Son excepciones lícitas que no deben crear escrúpulos en los interesados, porque la Iglesia actúa con la autoridad de Cristo. Pero son excepciones, permisiones, casos que se salen de lo que debe ser el criterio general.
Por esta razón, el sacerdote (además de haber recibido el sacramento) recibe la unción de sus manos. Y, aun así, solo toca ese Gran Misterio en los momentos en los que el ritual se lo permite. Lo repito, incluso el sacerdote toca el Cuerpo de Cristo solo cuando le es permitido, no cuando quiere.
Únicamente los levitas podían tocar el Arca de la Alianza; ni siquiera el rey David o Salomón. Solo los levitas.
Durante siglos, el sacerdote, al celebrar la misa, juntaba los dedos que habían entrado en contacto con la forma para no tocar ningún objeto hasta purificarse esos dedos. Yo mismo, después de elevar la Forma Consagrada tras la trasubstanciación, paso las yemas de los dedos sobre el corporal de forma discreta. Para que si alguna partícula ha quedado pegada a mis dedos, caiga dentro del corporal.
Alguien se preguntará si un abuso (sin duda con buena voluntad) como el descrito de ese sacerdote y los esposos debe comunicarse al obispo. Mi respuesta es que sí. Porque difícilmente convencerá un laico a un párroco de que esto no lo hace bien. Pero hay que poner los medios para que un superior detenga una práctica pública que devalúa la reverencia que debemos tener a la Eucaristía.
Categories: Blogs

Unas líneas sobre Rusia

Blog del Padre Fortea - 9 August, 2018 - 11:27


La Iglesia Ortodoxa Rusa ha experimentado un auge verdaderamente asombroso del que me alegro con todo mi corazón. Pero debe constar que el proceso de secularización de la mentalidad también va penetrando allí, lentamente, aunque sea en un grado pequeño: las películas, las novelas, el pensamiento de los jóvenes; no viven aislados en una burbuja.
Aunque, justo es decirlo, que eso está contrarrestado con una fuerte presencia de la Iglesia Rusa en los medios de comunicación acompañada esa presencia de un fuerte y sincero apoyo a la fe cristiana por parte de la población. Pero albergo el temor de que la actual situación de Rusia en lo religioso (como la de España en la década de los 60) pueda cambiar radicalmente en veinte años, como ya sucedió en Bélgica o en Irlanda. Si algo ha demostrado el siglo XX, es que este tipo de fortalezas han caído en un plazo de veinte años.
Rusia es el país cristiano del mundo donde la secularización generalizada que los demás padecemos se encuentra estancada y contenida. Putin ha tenido aspectos no tan “positivos”, pero, en este campo, sí que ha ejercido una óptima influencia sobre su nación. Las decisiones de Putin han supuesto una contención de esa secularización y eso hay que reconocérselo sin ambages. Eso se le debe a Putin y solo a Putin. Para que veamos, una vez más, la influencia tan grande que puede tener una sola persona sobre toda una nación.
https://www.youtube.com/watch?v=AiOD0wFnjzA
Categories: Blogs

Frente a tantos artículos, algo a tener en cuenta

Blog del Padre Fortea - 8 August, 2018 - 10:32


Muy a menudo, nos encontramos con comentaristas que explican lo mala que es la iglesia anglicana, dando las cifras de la reducción de fieles que van a sus misas. Otras veces el mismo argumento se usa respecto a la iglesia católica en un país. En otras ocasiones veces se elogian los datos entusiasmantes de una parroquia, de una diócesis, insistiendo en que ese es el camino a seguir. Los datos, buenos o malos, son verdaderos, pero las consecuencias que extraigamos requieren de la interpretación de esos datos. Nos guste o no nos guste, las conclusiones no son tan frías como una cifra o muchas columnas de cifras.
Antes de nada, escuchaba yo una conferencia de ese inmenso obispo de Cuenca que fue monseñor Guerra Campos, grande por su vida, grande por su sabiduría. A la hora de analizar la situación de la Iglesia en España durante los años 60 y 70, recordaba él que todo eso se tenía que enmarcar en toda una corriente cultural y sociológica en la que toda Europa estaba inmersa. Ese gran obispo reconocía algo elemental y es que España, tuviese el clero y el pueblo que tuviese, no podía no sufrir, en mayor o menor medida, esa ola que recorrió toda Europa.
Se usa contra la iglesia anglicana el argumento de las estadísticas: hemos crecido, ellos han retrocedido. No digo yo que no haya elementos que analizar en ese hecho: ¡los hay! Pero también conviene recordar que si excluimos el número de inmigrantes, la Iglesia Católica de Gran Bretaña sufre un índice de secularización y abandono muy similar al de la Iglesia anglicana. Si el número fuera el criterio, ¿qué conclusión deberíamos sacar cuando en ciertos países de Latinoamérica crecen los evangélicos y retroceden los católicos?
Por otra parte, en el mundo hay países con iglesias (católicas) muy tradicionales y devotas, ¡y también ellas han sufrido el fenómeno de la secularización de un modo bastante arrasador! Nadie ha estado exento, nadie. Con esto no estoy diciendo que el fenómeno ha afectado a todos por igual y, ciertamente, hay que analizar el por qué. Sin duda, la oración, la adhesión al Magisterio, son elementos que ayudan a una diócesis o a una nación a ralentizar ese proceso de secularización. Pero hasta las insignes diócesis de Toledo y Cuenca han sufrido este hecho a pesar de estar protegidas como verdaderos baluartes de la fe.
Otro tipo de noticias ponen a ciertas diócesis o parroquias como ejemplos de florecimiento. No dudo que hay casos de los que solo cabe alegrarnos. Pero algunos de esos ejemplos no son precisamente muy objetivos, y hablo con conocimiento de causa. No voy a citar artículos concretos, pero créaseme que ha ocurrido, de vez en cuando, que el periodista ha suplido con su entusiasmo lo que le faltaba de conocimiento global de la situación.
De hecho, tras un artículo en el que parece que en una diócesis concreta todo va a cambiar radicalmente, no volvemos a tener más noticias; y cinco años después descubrimos que la diócesis va bien, pero que el proceso de secularización sigue su camino más o menos como en el resto de las diócesis de su entorno.
Nos guste o no nos guste, estamos en un proceso general, fortísimo. Es como una ola de calor y sequía que agosta toda la vida vegetal. Afecta a todas las denominaciones cristianas y a todas las diócesis católicas. Ojalá pudiera reconocer que, en algún país, se ha logrado revertir ese proceso. Desgraciadamente, no es así. No veo justas algunas cosas que se afirman de nuestros hermanos separados. Tampoco, desgraciadamente, son muy realistas los cantos triunfales que, de tanto en tanto, oigo de tal o cual lugar.
La Iglesia Ortodoxa Rusa merecería un capítulo aparte. Y de ella hablaré mañana. Aunque a mí de lo que realmente me gusta hablar es de gatos y magnicidios.
Categories: Blogs

Más sobre el magnicidio, la pena capital y la guerra

Blog del Padre Fortea - 7 August, 2018 - 09:42


Me gustaría decir algo más sobre el tema de ayer. Kim Jong-un puede amenazar con la guerra, pero para un gobernante cristiano son tan importantes las vidas de los propios norcoreanos como las vidas de los ciudadanos del propio país. Aunque hoy día se dé por supuesto que no había otro remedio, nunca fue lícito bombardear las ciudades alemanas o las japonesas. Nosotros los seguidores de Jesús creemos en el poder total de Dios. De manera que, a la hora de tomar decisiones, debemos cuidar muy mucho de no hacer nada contrario a la Santa Ley de Dios, sabiendo que Él tiene todo el poder.
Esto no significa que no nos podamos defender frente a un ejército que nos ataca. Y, en caso de necesidad para la propia supervivencia, destruir todas las infraestructuras materiales del país agresor. Dígase lo mismo respecto al francotirador y el secuestrador.
Pero si reconocemos el derecho a la legítima defensa, también sabemos que la vida de un hijo de Dios es un bien inmenso que debe ser salvaguardado en la medida de lo razonable según la Ley de Dios. Dos elementos: lo razonable y la Ley de Dios.
Si nos fijamos solo en lo razonable, podríamos hacer muchas cosas que por Dios no las hacemos. Y no salimos perdiendo, porque Dios interviene. Los países cristianos con gobernantes cristianos no están en desventaja frente a los países paganos con gobernantes paganos que estén dispuestos a cualquier cosa, porque Dios cuida a sus hijos.
Los cristianos nos limitamos frente a acciones como el magnicidio, la guerra preventiva, la fecundación in vitro, los medios anticonceptivos, etc. Pero tanto la felicidad como la misma existencia como nación y como personas provienen de Dios; por eso no hacemos cualquier cosa.
De ahí el último cambio que el Papa ha hecho en el Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte. No era erróneo el magisterio anterior de la Iglesia sobre este tema, ni se equivocaron los moralistas al enjuiciar este asunto desde el punto de vista de si era justo. Lo que ha dicho el Papa no ha sido afirmar que los anteriores se equivocaron, sino afirmar que hoy día tenemos que ir más allá de lo meramente justo.
Afortunadamente, hoy día nos hemos civilizado más en ciertos temas: derechos de los seres humanos en general, derechos de la mujer en particular, derechos de los obreros, etc. Hemos madurado lo suficiente como para entender que no hay ninguna razón para el Estado realizara ese tipo de asesinatos legales.
Toda esta reflexión nos ayuda a entender por qué defiendo que el magnicidio es siempre ilícito. En la defensa del Bien, no podemos comportarnos como mafiosos. El Bien y la Verdad no requieren que sus defensores se envilezcan, que usen las tácticas de los malos. La defensa del Bien jamás requerirá que se usen tácticas terroristas ni matar al inocente por supuestos bienes mayores ni la tortura ni la mentira. El Bien debe ser defendido con nobleza.
Nos tiene que preocupar la vida de Maduro como a su misma madre, o a su mismo padre Dios. Si yo fuera su médico personal (no hay ninguna posibilidad de ello), me preocuparía de su salud lo mismo que de cualquier otro paciente, aun teniendo las ideas que tengo. Si yo fuera sirviente en su palacio presidencial, trataría de hacer bien mi trabajo.
Eso no es contradictorio con todo lo que he dicho en años pasados. Al revés, me mantengo consecuente.
Categories: Blogs

¿Es lícito el magnicidio?

Blog del Padre Fortea - 6 August, 2018 - 18:20


Algunos, de un modo teórico, se han preguntado si no es lícito el magnicidio. ¿Sobre esto tienen que decir algo los moralistas?
Los moralistas en el pasado han basculado entre dos posiciones: la davidita y la jezabelita. La primera expresa la relación entre David y el rey Saul. La segunda expresa la relación entre el profeta Eliseo y la reina Jezabel, a la que el profeta ordena sacarla del trono por la fuerza.
Los daviditas: Llamemos así a aquellos que condenaban el magnicidio como un gravísimo pecado por considerarlo una de las mayores violaciones del orden. El poseedor de la máxima autoridad debía ser removido de un modo ordenado y de acuerdo a los requisitos de la ley escrita o no. Y más todavía si el gobernante estaba ungido por un ritual de coronación.
Ejemplo de esto era el levantamiento de la obediencia a reyes y emperadores por parte del sucesor de Pedro. También se hubiera considerado lícito si los obispos y los nobles hubieran manifestado total conformidad en que un monarca había perdido el uso de la razón, y lo hubieran removido del trono de un modo consensuado y pacífico, e incluso pactado con el príncipe que debía sucederle. Esta remoción justa y que no conculca el orden, remoción completamente lícita (véase el caso de Pipino el Breve y el papa Zacarías), se complicaba si no existía tal consenso.
Los jezabelitas: El otro polo lo formaban aquellos que valoraban fríamente los pros y los contras, y extraían una conclusión pragmática, pero justa según ellos. El orden social, al fin y al cabo, era un medio para lograr un fin: el bien de la comunidad humana. Si ese medio se subvertía hasta convertirse en fuente de desorden gravísimo, era lícito remover la fuente del gravísimo desorden.
En el orden medieval la posición prevalente era la davidita. A partir del desarrollo renacentista del Derecho, se va abriendo paso, entre los moralistas, la posibilidad de considerar la licitud de la posición jezabelita. “Abriendo paso”, porque la segunda postura estuvo muy lejos de ser admitida de forma general, aunque algunos autores particulares la defendieran.
Hoy díase plantea esta cuestión con tanta crudeza como en siglos pasados. ¿Sería lícito el asesinato de Kim Jong-un, de Nicolás Maduro, de determinados dictadores africanos? ¿Sería lícito eliminar a una persona para liberar a un pueblo?
El ejemplo que siempre puede ponerse es si es lícito que en un barco esclavista del siglo XVIII los prisioneros africanos mataran a sus guardianes para después poner rumbo a casa. ¿Existe una proporcionalidad del mal realizado frente al bien que se va a conseguir? ¿Es esto como el mal menor de cortar la mano gangrenada para salvar el cuerpo?
Después de años de darle vueltas a este asunto, voy a dar mi opinión personal. No quiero presentar estas líneas como la doctrina de la Iglesia, sino como una opinión; fundada y muy reflexionada, pero opinión.
No es lícito el magnicidio. Nunca es lícito el magnicidio. La primera razón es la más débil, aunque es la que se suele dar en más ocasiones: Matar a Hitler, tal vez solo hubiera supuesto que otro fanático llegara al poder. Dígase lo mismo, respecto al asesinato de Stalin o Mao. Después de derramar esa sangre, ¿se tiene la seguridad de que eso va a servir para algo o para nada?
La segunda razón me parece más poderosa: la sacralidad de la vida humana. ¿Es lícito bombardear Hiroshima para acabar antes con una guerra? ¿Es lícito matar a unos 100.000 civiles (las bajas de Hiroshima) para ahorrar más bajas? ¿Es lícito asesinar al inocente para lograr un bien muy grande? La respuesta es no.
Los paganos que vean todo bajo el prisma del pragmatismo responderán sin dudar que sí. Pero los seguidores de un Ser Infinito que consideran que cada ser humano es un hijo de Dios responderemos que no.
Desde el prisma pagano y pragmático es lícita una guerra preventiva, también la tortura. Todo se convierte en un pesaje de pros y contras. Si la CIA estuviera en manos de este tipo de sujetos (gracias a Dios no lo está), podría dedicarse a asesinar a todos los jefes de estado tiránicos que supusiesen un grave problema para la seguridad de Estados Unidos. Por más que los amantes de la conspiración crean que la CIA hace esas cosas, no lo hace.
¿Y el caso del barco de esclavos en el que los prisioneros se rebelan? Es lícita la rebelión, aunque sea con la muerte del capitán y sus secuaces, porque ese barco no es un orden social lícito, es un mero secuestro. El secuestrado puede lícitamente matar a su secuestrador si es el medio razonable para recobrar la libertad.
Por más que hablemos de un modo poético de gobernantes que han secuestrado a la propia sociedad que gobiernan, lo cierto es que el orden social tiránico no es idéntico a un secuestro. No era lícito asesinar a Leonidas Breznev (primer ministro comunista) ni al general Pinochet (responsable de infinidad de torturas y de una terrible represión). Tampoco era lícito asesinar a Napoleón para evitar la Campaña de Rusia.
En casos excepcionales en que la opresión es terrible, es lícito derrocar al tirano que ha sobrepasado ciertos límites. Es decir, resulta lícito el golpe de Estado contra el opresor cuyos actos son aberrantes. La guerra civil entre los rusos blancos y los rusos rojos (bolcheviques) fue una guerra entre la libertad y la esclavitud.
Pero una cosa es la el levantamiento (aunque sea armado) frente a un Hitler, y otra cosa es asesinarle a él solo. No es lo mismo una guerra justa entre un ejército y otro ejército, que realizar actos terroristas. Una cosa es luchar en el campo de batalla contra el Ejército que ha invadido mi país, y otra muy distinta ir apuñalando soldados alemanes por las calles de París. Una cosa es luchar contra una división de las SS y otra muy distinta es ir matando a pertenecientes a esa organización dándoles pan envenenado.
La guerra defensiva contra una nación que nos ataque sí que es lícita. Porque es una defensa del don divino que es la libertad. Que un francotirador dispare a un secuestrador que puede matar a su víctima es algo completamente lícito. Nuestro respeto por la vida nos lleva a luchar contra aquellos que quieren acabar con el don sagrado de la vida. En ese caso, disparar sobre el ese sujeto armado no solo no es ni siquiera pecado venial, sino que se trata de un acto virtuoso.
La guerra defensiva contra una nación que nos ataque sí que es lícita. Porque es una defensa del don divino que es la libertad. Que un francotirador dispare a un secuestrador que puede matar a su víctima es algo completamente lícito. Nuestro respeto por la vida nos lleva a luchar contra aquellos que quieren acabar con el don sagrado de la vida. En ese caso, disparar sobre el ese sujeto armado no solo no es ni siquiera pecado venial, sino que se trata de un acto virtuoso.
Volviendo a la actualidad, ¿es lícito para un católico el magnicidio de Maduro, de Ortega o de otros jefes de Estado? La respuesta categórica es no.
Si un país nos ataca con un ejército, podemos defendernos con otro ejército. Un católico puede ser soldado, pero no un asesino.
Categories: Blogs

Maduro, oye, ¿sabes si King Jong Un está bien? Es que creo que tenía la presión alta.

Blog del Padre Fortea - 5 August, 2018 - 18:12


Ayer escribí un largo y sentido post teológico, pero fue el peor día para ello: Maduro tenía otros planes. Su atentado (real o no) boicoteó lo que tenía que haber sido una plácida lectura sobre asuntos profundos.
Lo cierto es que ahogado por el calor de mi piso estaba trabajando en mi ordenador y leí (en mi mismo blog, en la sección de comentarios) lo del supuesto atentado. E hice un contrarrelato de lo que estaba pasando al otro lado del Atlántico.
De todas maneras, me admira que el post sobre el sensus fideihaya tenido tantos lectores, porque el post sobre el atentado me hizo reír a carcajadas varias veces, y eso que yo era el lector.
Un pequeño apunte sobre el tema, ¿creo que fue real el atentado? He analizado el asunto desde una perspectiva: la psicología que refleja el rostro de Maduro ante el supuesto atentado. Conclusión: el atentado no fue real. No estoy seguro al 100%, pero pienso eso.
Maduro no reacciona del modo que se debe esperar a una situación como esa. Eso se ve claro en alguna filmación desde un ángulo que permite ver su cara detrás de los parapetos. Podéis ver en youtube cómo reaccionan los jefes de Estado ante ataques. Hay recopilaciones inacabables. Los hay que reaccionan de una manera o de otra. Pero siempre hay unos signos de que denotan sorpresa. Por más que se mantenga la sangre fría, siempre hay reacciones sutiles de sorpresa.
Después de ver a Maduro, la sensación es de que él se esperaba ya que sucediera eso. Su mujer no. Ni sus generales. Estudiad la reacción de los demás militares que hay en la tribuna. La de Maduro es de una marcada ausencia de reacción total. No es una reacción de tranquilidad o autodominio, es de ausencia de reacción. Su reacción no es normal en lo segundos siguientes. Todo el mundo sí que actúa de un modo psicológicamente lógico. Él, decididamente, no.
He escuchado muchos discursos de Maduro. Y su comparecencia después del pseudoatentado no me resultó tampoco creíble. Un hombre que se enfada tanto cuando habla, que habla con tan llamativa vehemencia, me resultó chocante que hablara con tanta serenidad tras un atentado. ¿Qué impresión saqué, sinceramente? Pues que ese discurso tras el atentado había sido ensayado mucho tiempo antes.
Me puedo equivocar, pero lo digo con toda sinceridad. Que alguien atentara contra Maduro entra dentro de lo posible. Pero esa impresión me provocó el momento del atentado y de la comparecencia.
Una cosa quiero añadir, con la misma sinceridad, si alguien me preguntar si se puede atentar lícitamente contra la vida de Maduro, le respondería que no. Su régimen es totalmente ilegítimo. Es responsable de la muerte de muchas personas, aunque solo sea por falta de medicinas. Pero si me preguntaran si es lícito matar a Hitler en un atentado, respondería que no. Si hubieran matado a Hitler, probablemente, solo hubieran logrado que Himmler u otro parecido hubiera ocupado su puesto. Si hubieran asesinado a Stalin, solo hubieran logrado que otro Stalin hubiera ocupado su puesto. Si hubieran matado a Mao, otro Mao hubiera ocupado su puesto.
Los gobiernos ilegítimos, opresores, tiránicos, pueden ser derrocados. Pero pienso que el magnicidio no es el camino. Si a san Pedro le hubieran preguntado si era lícito acabar con la vida de Nerón o Calígula, considero que hubiera respondido que no.
Un derrocamiento, una revolución, un golpe de estado pueden ser lícitos en determinadas circunstancias. Así como lo es la guerra justa, la que es defensiva. Pero el magnicidio… no veo que sea lícito desde una perspectiva evangélica.
Categories: Blogs

Maduro, ¿me ouyes? Contesta. Me tienes preoucupado.

Blog del Padre Fortea - 4 August, 2018 - 18:31


Sois unos extremistas que no merecéis estar en este blog. Dije que el régimen de Maduro había puesto trolls en este blog. Pero responder con un atentado con dron me parece algo completamente fuera de madre. Me hubieran bastado unos cuantos emails de protesta.
Ala, también tiene mala suerte este hombre: para una vez que se pone a hablar de que ha llegado la hora de la recuperación económica, tiene que dejar el estrado a la carrera.
Por otra parte, ¿a quién se le ha ocurrido lo de cortar la emisión con la imagen de un caballo corriendo? Parece que el caballo esté huyendo a toda velocidad. Parece un acto se suprema ironía del presidente de la cadena. Solo faltaba la imagen de Maduro fustigando la grupa del jumento y mirando hacia atrás de tanto en tanto.
Será pero que muy difícil sustituir a Maduro si pierde el puesto. No en vano ha sido faro y luz de este blog durante años. 

Si Maduro baja de popularidad y decide retirarse a una isla desierta, ¿me puedo quedar con los trolls que me ha enviado? ¿Me los puedo quedar, al menos, en custodia compartida?
Ahora leo que Maduro ha declarado que se encuentra bien pero "el susto no me lo quito del cuerpo". 

El médico le ha dicho que se tome una tila se vaya a la cama. Maduro ha pedido que el médico dé unos sorbos antes.
Pero, en fin, que todo esto no nos distraiga de la verdadera causa del Mal: el sector del taxi.


Última hora: Un valenciano octogenario declara que solo quería encender una traca en honor del Maduro. Añade: La he liado parda.
https://www.youtube.com/watch?v=QNTZbJSQVis
Ministro de economía: Este tipo de "cosas" no ayudan, precisamente, al alza de nuestra criptomoneda, el Petro.

Trump: ¿Nina, ¿se puede poner your father? Solo quiero saber si está bien. (...) ¿Qué dices que le ha pasado a his doctor? (...) Si quiere le envío médicos americanos muy buenos, privados. (...) That´s terrific.
Categories: Blogs
Syndicate content